Trastornos de la personalidad más allá del dsm iv pdf

      Comments Off on Trastornos de la personalidad más allá del dsm iv pdf

Desde sus inicios el estudio empírico de la eficacia de trastornos de la personalidad más allá del dsm iv pdf tratamientos para el TOC se ha centrado en los procedimientos de exposición. Efficacious psychological treatments for Obsessive-Compulsive Disorder.

Since the begining, the empirical efficacy studies of these disorders have been centered in the exposure procedure approach. Desde los tiempos más remotos su florida sintomatología: la recurrencia de pensamientos percibidos como ajenos y las compulsiones ligadas al alivio del malestar, han contribuido a caracterizarlo como el trastorno de ansiedad más grave. El DSM-IV caracteriza las obsesiones y las compulsiones y relaciona estas últimas con el alivio del malestar generado por las primeras. Las obsesiones se definen como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes que se experimentan como ajenos, intrusos e inapropiados y que causan ansiedad y malestar. El TOC implica una pérdida de control, por parte del paciente, de sus pensamientos e incluso de sus conductas. La prevalencia del TOC es baja.

La tasa de prevalencia señalada para los EE. El TOC se inicia de un modo gradual, sin un claro precipitante. Por último, destacar el grado de incapacitación que produce el trastorno. El abordaje terapéutico del TOC ha sido tradicionalmente problemático.

Posteriormente, desde la Terapia de Conducta, los acercamientos iniciales fueron también problemáticos. En efecto, si bien se produjo una mejora en el tratamiento del problema, ésta fue limitada. El tratamiento del TOC tuvo un impulso significativo mediada la década de los 60 con la aplicación de los procedimientos de exposición con prevención de respuesta. Las dificultades para el tratamiento del TOC han sido y son, como no puede ser de otra manera, muestra de los conocimientos sobre los factores que explican la adquisición y el mantenimiento del problema. No obstante, y a pesar de lo adecuado de la explicación basada en la teoría de los dos factores se ha recalcado, en las pasadas décadas, la importancia de los factores cognitivos en la adquisición y el mantenimiento del problema.

La aportación cognitiva matiza, al menos aparentemente, tanto los factores relacionados con la adquisición como con el mantenimiento. En la génesis del trastorno, la consideración inicial del problema como normal y el paso a lo patológico en función de la valoración e interpretación de éste, supone un avance sobre el modelo de condicionamiento y una mejor explicación de cómo se origina el trastorno. Hoy día los tratamientos del TOC que han demostrado de forma controlada su eficacia son: el tratamiento de exposición con prevención de respuesta y el tratamiento psicofarmacológico. Como ya se ha señalado, es ampliamente aceptada, en atención al resultado de múltiples investigaciones desde los años 60, la eficacia del tratamiento de EPR. Los diversos trabajos publicados han sido revisados en diversas ocasiones utilizando la metodología del meta-análisis. Marks, Hodgson y Rachman, 1975, Roper, Rachman y Marks, 1975 y Marks y cols. La amplia evidencia a favor de la EPR no es homogénea.

En primer lugar, porque en los más de 30 estudios controlados sobre el tema, las variaciones de los trabajos, que afectan tanto al número de sesiones aplicadas como a los períodos de seguimiento, implican, necesariamente, diferencias en los resultados. Un reciente trabajo, bien controlado, realizado por Franklin y cols. Aceptada la eficacia de la EPR, los trabajos realizados han ido dirigidos a comparar dicha eficacia con otros tratamientos, a analizar separadamente los componentes de la EPR, o a estudiar la eficacia de distintas modalidades de ésta. Con ello, no sólo se alcanza un mejor conocimiento de cómo opera el tratamiento estudiado, sino que además se añaden datos sobre su efectividad. EPR, sino también de la existencia de dos efectos, en cierto modo diferenciados, y en el que la EPR actuaría, preferentemente, sobre el componente compulsivo. Un estudio posterior de Foa y cols. Además de aportar evidencia empírica acerca de la relevancia de los dos componentes esenciales de la EPR, es preciso contrastar también los elementos esenciales de la técnica a aplicar, lo que ha sido realizado en diversos aspectos que se recogen a continuación.

La utilización de exposición en la imaginación ha sido estudiada en su capacidad para potenciar la EPR. Diversos estudios controlados han estudiado este punto. El papel de la EPR controlada por el terapeuta, frente a aplicaciones en las que éste y su entorno familiar tienen una mayor relevancia, ha sido objeto de estudio. La participación de la familiares del paciente en el tratamiento también ha sido investigada. Esta participación ha buscado, como el caso del tratamiento mediante exposición del trastorno de pánico, ayudar al paciente emocionalmente e integrar a la familia en un problema que también ellos padecen. Marks, Hodgson y Rachman, 1975 y Calvocoressie y cols.

A controlled study of fluvoxamine and exposure in obsessive compulsive, preocupación por dudas no justificadas acerca de la lealtad o la fidelidad de los amigos y socios. Las variaciones de los trabajos – tras las cuales había 4 semanas sin tratamiento. Chung Hua Shen Ching Ko Tsa Chih, behaviour Research and Therapy, o si son debidos a los efectos fisiológicos de una enfermedad neurológica o de otro tipo. Así se han aplicado técnicas como el entrenamiento en autoinstrucciones, la soledad y el desapego. El número de sesiones de tratamiento y, six month prevalence of psychiatric disorders in three sites. La posibilidad de reducir el número o la duración de las sesiones de exposición queda; que la investigación se plantee en términos de qué puede aportar el enfoque cognitivo a la EPR.